NUEVO BLOG DIRIGIDO A CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN. VISÍTALO Y SUSCRÍBETE, para recibir las actualizaciones directo a tu correo.
Búsqueda personalizada

martes, 12 de julio de 2011

Outsourcing: La subcontratación en el Perú

Análisis crítico
Charo Dávalos R.

        El tema de la subcontratación (del inglés: outsourcing), tiene como base teórica, la teoría de la organización, que incluye a su vez las teorías de los límites de la empresa, los costos de transacción y de la agencia. Estas teorías otorgan un marco al outsourcing, ya que explican porqué las empresas se expanden u optan por utilizar los servicios de terceros para actividades que inicialmente eran de responsabilidad interna. La teoría de los límites de la empresa fue postulada por primera vez por Ronald H. Coase, autor del libro “The Nature of the Firm” (1937), en el que afirma que las empresas buscan su expansión hasta el punto en el que los costos de transacción de la organización son iguales a las del mercado abierto.
La importancia de esta “articulación productiva” es su estrategia de unión o vinculación de varias empresas, tomando como base la búsqueda de la especialización en cada una de ellas, así como la generación propia de externalidades positivas que, por su relación formada, permite generar economías de escala en los productos terminados, economías externas y reforzamiento de ventajas competitivas tanto a lo interno de cada empresa como a lo externo en todo el conglomerado de ellas.

         Una de estas formas o modalidades de organización es la “subcontratación”, también llamado tercerización o externalización, y es definido como un proceso económico en el cual una empresa determinada mueve o destina los recursos orientados a cumplir ciertas tareas, a una empresa externa, por medio de un contrato. Esto se da especialmente en el caso de la subcontratación de empresas especializadas. Para ello, pueden contratar sólo al personal, en cuyo caso los recursos los aportará el cliente, o contratar tanto el personal como los recursos.  
     Se produce entonces una alianza tal con los proveedores elegidos, que éstos prácticamente se convierten en una extensión de los negocios de la organización, pero siguen ocupándose de su propia administración. De esta manera, al transferir al exterior algunas rigideces, necesidades de recursos o costes a otra empresa, la cual se especializa en esta actividad permite generar economías de escala. De esto resulta que la subcontratación se basa en los siguientes principios económicos:
  • Permite abaratar los costos de producción.
  • Permite obtener productos de mejor calidad.
  • Reduce el número de tareas rutinarias.
  • Permite a la Empresa dedicarse a tareas de mayor rentabilidad.
Mucho tiempo atrás el modelo empleado por las empresas en su sistema productivo ha sido el conocido esquema de producción de integración vertical, o aquel modelo en donde, dentro de una misma empresa se realizan en conjunto todas las actividades para la producción; lo anterior estaba marcado por una moda mundial por un lado y por que los países no habían desarrollado un oferta industrial básicamente de esos servicios. Si observamos, ahora, la tendencia es que estos y otros servicios sean contratados a terceros. Esta vía de desarrollo empresarial explica el crecimiento de pequeñas y medianas empresas en varios sectores económicos.
En el Perú, esta modalidad comienza a aplicarse con mucha fuerza a partir de la década de los 90´s, al liberalizarse la economía, lo que llevó a las empresas a ser más competitivas. En la actualidad la mayoría de empresas del país, hacen uso del Outsourcing, lo que ha llevado al desarrollo de las empresas que ponen en práctica este tipo de actividad. Los servicios que se prestan son asesoría: contable, financiera, administrativa, legal, tributaria, marketing; mantenimiento, manufactura, transporte, recursos humanos, informática, capacitación, seguridad y vigilancia, diseño y construcción, limpieza, etc.
Actualmente podemos encontrar que muchos de estos servicios se han ido independizando lentamente de las empresas madres, convirtiéndose en proveedores especializados y generando nichos de mercado para que nuevas empresas se formen. Al respecto,  se pueden identificar muchas ventajas tanto para las grandes como para las pequeñas empresas. 
     Tenemos así que las ventajas de la subcontratación para las pequeñas empresas están en relación al mercado en donde ordinariamente operen. La posibilidad de redireccionar hacia otros mercados, directa o indirectamente, les permitirá atenuar o reducir costos del mercado doméstico, evitar efectos de fluctuación de ingresos, reducir costos derivados de inestabilidad causada por problemas de estacionalidad, entre otros.
     A esto se agrega, la posibilidad de obtener transferencia tecnológica. Por necesidades puntuales, y de tiempo, las empresas contratistas no pueden esperar hasta que las pequeñas empresas aprendan solas, así surgen algunas iniciativas para lograr enseñar a estas últimas y permitir que el costo de oportunidad, en especial para los contratistas, sea menor, aunque resulta aplicable para ambas partes. La subcontratación puede crear una fuente de interdependencia, de vínculos fuertes entre el contratista y el subcontratado. En esta situación, existe compatibilidad de incentivo a la transferencia tecnológica y "know-how".
       Asimismo, si bien una empresa normalmente requiere de suficiente capital de trabajo para la compra de materia prima, insumos, etc., bajo el sistema de subcontratación, el valor de su producción correspondería casi en forma exclusiva a su valor agregado, por lo que la presión de disponer de un inventario fuerte disminuye debido a una programación más estable de la producción. Como componente de todas las ventajas anteriores, permite reducir costos y promueve la formación de economías de escala.
     Por otro lado, tratándose de las grandes empresas, existen varios atributos que pueden justificar el uso de este sistema para las grandes empresas. La primera es que, con la subcontratación se puede disminuir el riesgo de escasez de recursos financieros en la empresa y su alto costo de capital. Muchas de estas empresas se encuentran altamente endeudadas, por lo que inversiones nuevas resultan costosas, aunado esto a la dificultad de conseguir nuevos préstamos externos, basado ello en parte en el riesgo país donde se encuentra la planta madre, por ineficiencias en los sistemas financieros, entre otros.
      Los costos, en términos de producción, a la hora de subcontratar permiten que las grandes empresas enfoquen muchos de sus esfuerzos a las etapas críticas de esta, generando mayor división de trabajo y especialización, lo que en forma integral permitiría las ya mencionadas economías de escala.
          Paralelamente, mediante la subcontratación, surge una cualidad más y es la de ofrecer una respuesta rápida a demandas temporales que exceden la capacidad de la firma, donde los buenos clientes requieran en ciertos momentos cantidades extra de mercancías que excedían las programadas, inclusive cuando estos mismos o el propio mercado demanda cambios en el producto. Recordemos que en términos prácticos, quienes serían contratadas y se encuentran mejor preparadas para cambios no programados en su producción, son las empresas subcontratadas (por ser menores en tamaño), y las que mejor utilizan el esquema de producción flexible, buscando así reducir los tiempos de respuesta ante los cambios que en el momento que exige el mercado. La flexibilidad requerida y la subcontratación pueden sincronizarse naturalmente en una estrategia empresarial.
     De otra parte, importa mencionar que todos los mecanismos de cooperación o colaboración que se establecen entre organizaciones empresariales fueron regulados débil y parcialmente en nuestro país en la Ley 27626 y su Reglamento DS. 003-2002-TR y otras normas reglamentarias. Más adelante,  tanto la Ley 29245 (Ley de Tercerización) y el Decreto Legislativo Nº1038,  publicados el 25 y 24 de junio del 2008 respectivamente,  regularon el  fenómeno  de  la  tercerización,  estableciendo  algunos  aspectos  que  no  habían  sido  regulados por las normas precedentes, sobre todo en lo relacionado a la informalidad laboral y condiciones del trabajador, aspectos que ponían en tela de juicio las ventajas de la subcontratación en nuestro país.  
       Sobre esto ultimo, si bien la subcontratación tiene sectores de opinión que la considera poco justa sobre todo por las desigualdades existentes entre el personal fijo y subcontratado, excesos característicos en los últimos años en el país, lo cierto es que la opinión especializada en materia de subcontratación así como la experiencia de muchos empresarios locales como de la región, sostienen que esta forma de organización, si van en sintonía al cumplimiento de su legislación, incrementaría las experiencias exitosas, para generar varias soluciones no solo para las empresas sino también para las exigencias de la demanda y el mercado. Es importante además realizar un análisis de costos, del clima organizacional, de la disponibilidad de terceros y su capacidad para hacer frente a las responsabilidades que conlleva el outsourcing
Análisis crítico
En nuestro contexto actual, no cabe duda que ante la necesidad de adaptar las estrategias de gestión empresarial a un contexto más inestable y competitivo que en el  pasado, han conducido a la adopción de un nueva forma de organización basada en la  segmentación de los procesos de producción y la colaboración entre organizaciones  empresariales en principio independientes unas de las otras.
A título personal, y desde un análisis más puntual, la virtud principal de la subcontratación es el acceso a una demanda con características más atractivas donde, por ejemplo, para el caso de una visión empresarial al mercado exportador, la necesidad de responder ante cambios en la moda y otros requerimientos con rapidez y eficacia, responde a aspectos que en términos de producción tienen las pequeñas empresas y que se conoce como producción flexible.
Si los contratistas sólo subcontratan ocasionalmente, no sería un negocio muy atractivo para las pequeñas empresas, en el sentido de que la inestabilidad del trabajo continúa, siendo esto un problema que aún antes de entrar a este sistema, mantenían. Pero si a través de estas demandas logran entrar a una programación de producción estable en relación a las ventas del contratista, tendrán una mayor estabilidad en el mediano y largo plazo, con la salvedad de que ya para estos casos, el contratista exige más calidad, seguridad y continuidad.
Podríamos citar muchos ejemplos de empresas en nuestro medio que ofrece sus servicios bajo esta modalidad. Tenemos empresas jóvenes como AKM (All the Keys of Marketing, “todas las llaves del marketing), que es uno de los ejemplos más recientes de éxito alcanzado por este tipo de alianzas. Actualmente, maneja toda la parte de marketing y eventos a BACKUS, la misma que por mas de 20 años tuvo esta área dentro de su empresa, pero que luego deciden subcontratarla, situación de explica su creación. Lo interesante de esta experiencia, es que sus servicios cada vez tienen una mayor participación en el mercado, ya que hoy en día no sólo estamos hablando de  Backus SABMiller (Peroni, Cusqueña, Pilsen, Cristal, Barena y Pilsen Trujillo), sino también de Telefónica, Wong, Colgate Palmolive, Gildemeister: Hyundai, Mazda, Volvo;  lo que significa que su éxito se pone en evidencia en la diversificación de su cartera de clientes de renombre,  gracias a la  carta de presentación que poseen, como es el caso de AKM producto de lo 20 años de experiencia con Backus.
Un caso que no podemos dejar de mencionar, es el de Sodexo Perú, que opera en el mercado local desde 1998 y da empleo a más de 2,400 peruanos, y que según la Asociación Internacional de Profesionales del Outsourcing (IAOP por sus siglas en Inglés) se encuentra entre las 5 empresas más grandes de la industria de la tercerización de servicios a nivel mundial.
Si bien en el Perú no se tiene cifras  exactas sobre este mercado, se considera que su crecimiento va en ascenso, sobre todo por la regulación de su marco legal, y creemos que esto es a razón que desempeña un papel muy importante en los planes estratégicos de las Gerencias, dado que progresivamente va siendo vista como una herramienta valida en la planificación del crecimiento de las empresas modernas, y fundamentalmente para afrontar los cambios en el presente milenio, lo que representa una necesidad en la empresa peruana, la cual ha sido caracterizada por su falta de actualización de sus procedimientos y procesos internos, y sin planes de crecimiento no sólo a nivel nacional sino básicamente a nivel internacional.

1 comentarios:

Scott dijo...

Muy buen aporte,¿donde puedo encontrar mas información sobre la realidad del outsourcing en el Perú? que otras empresas utilizan esto?

Scott Huerta Valentin
Fac.Ingenieria Industrial - UNMSM

Publicar un comentario

Comenta:

Intercambio

Licencia Creative Commons
Perspectiva by http://elblogdecharitodr.blogspot.com/ esta bajo licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.